Como puede llegar a sorprendernos, la creatividad de un niño.  

No he escrito nada desde septiembre ,reconozco que sentarme a escribir, me ha costado más que otras veces.

Cuando dejamos atrás las vacaciones y las salidas, me entra un cosquilleo por hacer cosas, cualquier excusa es buena, para no estar en casa los fines de semana.Y como el tiempo nos ha acompañado bastante bien este octubre, ha facilitado aún más nuestras escapadas. Si no era un taller, era una visita a una pop up y sino, un museo.

Ninguna tuvo desperdicio, pero si he de destacar una en mi libreta de inspiración , fue la que hicimos el día 9 de octubre a la Fundació Joan Miró, fuimos invitados por Plom Gallery, para iniciar la presentación de Familiamiró .Así que la familia al completo nos dirijamos a nuestra salida creativa.  

 

Fue un día muy intenso, desde crear un constelación y elaborar una pequeña historieta, a como crear pequeñas obras de arte con cajas de cartón y pegatinas de la mano Plom Gallery y Claudia Valsells o realizar un mural interactivo con vinilos.

No fue el taller en sí el que me dejo sin palabras, que también, fue el poder que hay en la creatividad de un  niño  sin  la necesidad de angustiarse por ser juzgado, fue arte en estado puro, con un resultado 100 % creativo y colorista que el mismo Joan Miró, no hubiera dudado ni por un momento, de admirar con envidia sana, tanta explosión de imaginación.

Recomiendo el poder participar de alguno de los talleres organizados por Familiamiró ya que nos acerca un poco más a la compresión de este gran artista Joan Miró y a potenciar la parte creativa de los niños que hoy por hoy, con tanta diversidad extra-escolar, queda un poco olvidada, pero que a mi parecer, es tan necesaria para un niño. Tambien los talleres que realiza PomGallery los fines de semana,  son increíbles.

Os dejo unas fotos para que opinéis si hay o no creatividad en estos pequeños seres  🙂

familiamiró, Fundació Joan Miró